Fernando Ayala: La verdad no existe

La semana pasada fallábamos los Premios literarios que convoca anualmente la Diputación de Cáceres. En la categoría de novela corta desde el Jurado otorgábamos, por unanimidad, el máximo galardón a la novela del fiscal de  la Audiencia de Burgos, Fernando Gómez Recio. 

El argumento de la obra ( y su título) me da pie a reflexionar sobre cuestiones de inmediata actualidad política. Así, se pone de manifiesto en el  debate sobre la justicia ( no solamente la institucional) o la interpretación completamente abierta de la realidad, es decir, sobre las verdades absolutas que dejan abierta la puerta a la tantas veces expuesta teoría de los matices o como algunos prefieren llamarla, de los claroscuros. 

De esta manera, al igual que la novela, que cuenta con tres narradores con visiones de un hecho objetivo totalmente diferentes o la posibilidad que tiene el lector de ir continuamente cambiando la visión que va adquiriendo con los argumentos o elementos que se van aportando, ocurre de manera muy similar en los temas nucleares que se vertebran, por ejemplo, en torno a una campaña electoral.  

Del mismo modo, podemos aportar opiniones muy variadas e incluso susceptibles de ser modificadas alrededor de cuestiones que interesan a la ciudadanía y que, como debería ser de recibo, no tienen porque ser inmutable en sus planteamientos iniciales. 

Eso sí, aunque parezca contundente el título de la columna ( y de la novela) muchos podemos concluir  que la verdad sí que importa. El problema deviene cuando nos planteamos sobre el verdadero sentido o alcance de la verdad. ¿Cuál es la verdad? y ahí es donde entra el multiverso de un enorme caudal de visiones. Algunas estereotipadas. Otras rompedoras. Muchas provocadoras. Incluso nos podemos encontrar con ofertas dispersas o que simplemente quieren despistar sobre el auténtico significado sobre el que se quiera tratar. 

Escojan ustedes temas. Y verán como más de una vez se habrán encontrado en la tesitura de modificar la decantación sobre alguna cuestión en la que se requería su voto, su opinión o simplemente su versión de lo acontecido o analizado. 

También verán cómo cada grupo de presión, partido político, asociación o colectivo con intereses diferentes intentarán, desde la lógica que da, para algunos su ideología, para otros sus estatutos o fines fundacionales, ver las cosas desde el prisma que otorga el sentirse representativo de un sector de la población. 

Y sí, la verdad importa. Nuestra verdad. 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Ver más

  • Responsable: Florencio Vallinot Tovar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a dinahosting.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.